La cantante Lily Allen anunció en 2014 su vuelta a la música después de pasar varios años retirada por maternidad. Suena raro, pero es bastante habitual. Penélope Cruz, sin ir más lejos, ha renunciado a papeles por estar cerca de sus hijos y suele declarar que prefiere dedicarse a criar a los suyos y escoger los papeles con mucho tino. Ellas pueden, claro, pero el resto de mortales sufre lo indecible para reincorporarse al mundo laboral si en algún momento decidieron abandonarlo por la familia.

Muchas mujeres que han hecho una ‘pausa’ en su carrera laboral por maternidad, tienen más de 45 años y son vistas como ‘dinosaurios tecnológicos’, les cuesta sacudirse la imagen de ama de casa y hay quien las considera caprichosas. En otros países, el retorno de la mujer-madre al mercado laboral es algo que existe en el debate social y hay hasta programas para facilitar el movimiento. Existen webs con muchos datos y pistas de cómo afrontar la situación. Porque no es tan sencillo como pudiera parecer. Un estudio realizado por Rand Ghayad, de la Northeastern University de Boston, y publicado por la Reserva Federal de la misma ciudad, revela los datos apuntados en el anterior párrafo y denuncia que la mayoría de empleadores prefiere contratar a alguien con poca cualificación que a alguien que haya estado seis meses sin trabajar. ¿Dónde quedan las madres en esta situación?

Para enfrentarse a esos jefes de personal que tienen dudas, damos aquí algunas pistas de cómo ‘venderse’ tras haber pasado un tiempo fuera del mercado laboral (y no sólo a las madres).

  • Motivación. Una mujer que deja a la familia en casa tras un periodo de dedicación total suele llegar al trabajo con un plus de motivación. Un estudio realizado por Credit Suisse revela que contratar a este tipo de mujeres beneficia a la empresa porque saben construir mejores equipos, logran crear compromiso. Los resultados fueron tan buenos, que la firma ha creado un programa para incentivar a las madres a volver al trabajo.
  • Responsabilidad. Hazte valer. Haber dejado el trabajo un tiempo no significa que no sepas desarrollar tus responsabilidades.

Es más, según un estudio de Harvard, las madres que vuelven suelen dejar sus trabajos si no les valoran, si ven cómo los puestos de alto rango van destinados a otros. Sin forzar la máquina, deja claro quién eres y lo que quieres.

  • Dale al F5. Actualiza tu entorno, tus amigos, tus contactos y tu currículum. Es importante reforzar los contactos anteriores y lograr más. Dependiendo del tiempo en el que una mujer ha estado fuera, los contactos pueden haber cambiado. Es importante reforzar la red social que nos amparaba antes en el trabajo y ampliarla.
  • Habla con tus amigos. Encontrar trabajo es cuestión de oportunidad. Cuanta más gente sepa que hay alguien dispuesto a dejar su casa para reincorporarse a la vida laboral, más fácil será encontrar ese lugar. Margaret Swanton, especialista en marketing, insiste en la necesidad de las conexiones para encontrar un nuevo empleo.
  • Adáptate a la nueva realidad laboral. Nunca olvides algo: a pesar de todo, llevas tiempo fuera y las cosas han cambiado. Quizás debas plantearte adaptar tu vida a ese horario que te ofrecen, a ese sueldo o a esas condiciones. Si consideras que están por debajo de tus aptitudes, pueden rechazarlo o aceptarlo y demostrar con el tiempo que puedes más. Nunca olvides que es el comienzo, no el final, de tu nueva carrera.